Septiembre 2015

DESAFIOS DE LA SEGURIDAD NACIONAL

A modo de un conocimiento general de los temas que no se hablan mucho pero que son gravitantes para el país, me permito dar a conocer los aspectos relevantes de lo que implica la “seguridad” para nuestro país.

Dentro de muchas definiciones, la comunidad de defensa entiende por Seguridad Nacional, a “aquella situación de vida en la que no existe amenaza alguna a la soberanía, ni a la integridad del territorio y sus habitantes; una situación en la que no existe atentado alguno contra el normal ejercicio de la autoridad, ni contra el funcionamiento adecuado de las instituciones y una situación en que, tanto las actividades públicas, como las privadas, pueden llevarse a cabo sin obstáculos que se opongan al logro de los más altos niveles de paz con libertad, prosperidad cultural, cívica, moral y económica”.

Como se puede apreciar en esta extensa definición, la seguridad está íntimamente ligada a la defensa de peligros emanados del exterior que amenace al país y de peligros que del interior del mismo puedan poner en riesgo la vida y bienestar de los ciudadanos. La propia Constitución no se refiere en específico a la seguridad del Estado, ni a la seguridad del territorio, sino a la seguridad nacional.

Chile ¿es un país seguro?. En principio se considera a nuestro país como seguro, aunque eso va a depender de muchos factores externos e internos, en lo externo, si bien nos encontramos en una región de paz, no es necesariamente pacifica, ya que existen fenómenos de violencia que incluso incluyen la participación de las instituciones armadas. En lo interno, principalmente está en su poder nacional, principalmente en su desarrollo económico y la fortaleza de sus instituciones.

En este contexto, existe en la planificación de la defensa nacional, la apreciación de riesgos y amenazas (ARA), las cuales emanan del estudio prospectivo del escenario internacional, de las tendencias globales y apreciaciones de seguridad y defensa del país. Es así que basado en el documento (no oficial) de la Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa, se pueden destacar entre otros riesgos y amenazas de origen externo, a los siguientes:

Crisis o ataques al territorio nacional: No estamos exentos de vernos expuestos en una crisis internacional, pudiendo ser incluso objeto de agresión armada a nuestro territorio, lo que traería severas consecuencias para la población, el ejercicio de la soberanía y los objetivos nacionales de crecimiento y desarrollo del país. Es por ello que el país requiere contar con una capacidad militar creíble para disuadir y adecuada para actuar en legítima defensa.

Terrorismo: Un flagelo complejo del cual ningún país está libre. Chile es considerado un blanco marginal del terrorismo internacional. Sin embargo, nuestro país posee un elevado grado de interconectividad y dispone de una sofisticada infraestructura para la generación de negocios, que lo podrían hacer atractivo como plataformas para actividades terroristas, a su vez, no podemos descartar que los intereses de Chile en el extranjero sean blancos de las organizaciones  terroristas por intereses políticos, económicos e ideológicos. Por otra parte, el país internamente posee hoy en día actos de terrorismo como los ocurridos en la zona de la Araucanía, donde se siembra el terror y el miedo, asesinando a agricultores y destruyendo la propiedad privada, desgraciadamente a la fecha en forma impune. El Estado debe necesariamente contar con políticas efectivas para detener este flagelo y no fracasar en el intento.

Narcotráfico: Dentro del crimen organizado, el narcotráfico es la actividad más importante en la región, destacando el tráfico de cocaína. El riesgo y las amenazas se acentúan por nuestra cercanía geográfica de los principales centros productores de cocaína en el mundo, por las facilidades de infiltración que ofrece nuestra extensa frontera norte, por el efecto multiplicador que posee el narcotráfico como la violencia y la delincuencia, por cómo se afecta a la imagen país, el aumento  creciente de la corrupción, la utilización del sistema financiero para el lavado de dinero, etc. Su poder de expansión es una amenaza directa a la seguridad de Chile.

Tráfico de armas y proliferación de armas de destrucción masiva: En este aspecto, se desea destacar lo que más afecta a Chile, que es el tráfico de armas livianas y pequeñas, lo que reviste especial preocupación, ya que los usuarios de dichas armas son las organizaciones vinculadas al narcotráfico, crimen organizado, grupos anarquistas o anti sistémicos, y por supuesto la abrumadora delincuencia que tenemos hoy en día.

Ciberataques: Es una amenaza real a la seguridad de Chile, porque en la medida en que avanzamos al desarrollo, las actividades comerciales, financieras, económicas, estatales y estratégicas, contemplan un uso cada vez mas masivo del ciberespacio. Los hechos indican que los métodos intrusivos que emplean por ejemplo, los ataques informáticos, bloqueos de sistemas de información, robo de información sensible, espionajes, fraudes informáticos y últimamente el mal uso de drones, lo que se ha incrementado notoriamente en el mundo y en Chile.

Por otra parte, entre los riesgos y las amenazas de orden interno, se pueden destacar:

Catástrofes: Amenazas que pueden ser externas como internas, algunas de ellas obedecen muy particularmente a nuestra realidad nacional, con diversos desastres naturales que han generado emergencias de diversa índole, produciendo perdidas de vida y grandes daños a la propiedad pública y privada (terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, crecidas de ríos, aluviones, incendios forestales…)

Al respecto y dadas las serias implicancias de estas catástrofes para la seguridad de la población y el normal funcionamiento del país, resulta imprescindible las políticas de prevención, considerando a su vez las distintas capacidades y potencialidades que tienen las Fuerzas Armadas y el sector privado.

Vulnerabilidad Energética: Todo país que crece y se desarrolla, requiere mayor energía, la que debe caracterizarse por costos competitivos, sustentabilidad y seguridad. La falta de fuentes propias y redes de energía seguras, constituye una limitación para el progreso sostenible, para el crecimiento económico y para el bienestar de las personas. De no superarse esta vulnerabilidad en un plazo razonable, junto con incidir directamente en la posibilidad de ser un país desarrollado durante la próxima década, perjudicará la competitividad de Chile, de la cual es hoy altamente  dependiente y generará un importante problema de seguridad en su amplio sentido, pudiendo convertirse en una real amenaza.

Desigualdad Social: El peor lastre que hoy en día tiene Chile, no es la pobreza, es la desigualdad social. Esto se traduce en una creciente inquietud de grupos sociales que se perciben como desfavorecidos económica, política, social y culturalmente, en virtud de dificultades y limitaciones a la igualdad de oportunidades. El Estado debe desplegar certeras iniciativas a fin de disminuir la brecha social, afianzando así la gobernabilidad política y la estabilidad social.

Falta de integración territorial y las deficiencias en políticas migratorias: Muchas áreas territoriales del país, presentan problemas de conectividad física e integración social, esto se traduce en dificultades para que ellas reciban los beneficios del desarrollo. Se necesita de una adecuada política de conectividad y de incentivos para su desarrollo económico, así como una activa presencia del Estado y sus servicios. Por su parte, la condición de país seguro, exige enfrentar la insuficiencia poblacional y los desequilibrios de distribución con efectivas políticas migratorias, que aseguren una ocupación balanceada de todo el territorio, especialmente de sus zonas extremas. Esto contribuiría positivamente a aumentar los niveles de seguridad del país.

Esta es solo una visión parcial de los desafíos que Chile tiene en materia de seguridad, el alto grado de inserción del país en el mundo globalizado, facilita su desarrollo y crecimiento económico, pero supone también el que se vea expuesto a situaciones de diferentes tipos como las descritas en el presente artículo, con efectos negativos en la seguridad nacional, sino se toman medidas eficientes, eficaces y oportunas.